Ingresar
Así se preparó La Academia para el partido en la altura
  • 1
    Me gusta
  • 35
    Comentarios
  • 6684
    Vistas
19/04/2016 - 13:03
Así se preparó La Academia para el partido en la altura

Alejandro Dardano y Juan Linares, los médicos del plantel, le contaron al sitio oficial cómo se preparó la Academia para ir a La Paz. Medicamentos, hidratación y la convicción de que buena parte de la solución está en la cabeza.

 

Mucho se habla, poco se sabe. Mucho se especula, poco se investiga. A Racing le toca cerrar su participación en la fase de grupos visitando La Paz, una ciudad que oscila entre los 3000 y los 4100 metros sobre el nivel del mar. Para ser más exactos, el Estadio Hernando Siles, el escenario en el que se jugará el encuentro ante Bolívar, se encuentra a 3601 metros. Que falta el aire, que los jugadores se ahogan, que no hay manera de correr, que la pelota no dobla, que es imposible ganar. Todo eso –y más también- se dice sobre la capital de Bolivia. Lo cierto es que la Academia deberá ir a buscar la clasificación ahí y que el cuerpo médico viene trabajando desde hace rato para que el plantel llegue de la mejor manera a la cita copera. Alejandro Dardano y Juan Linares, los responsables de cuidar a los futbolistas, charlaron horas antes de subirse al avión con el sitio oficial y explicaron cómo prepararon a los protagonistas para encarar este desafío.  

-Desde el sentido común futbolero, ir a La Paz pareciera ser una pesadilla. ¿Cómo está trabajando Racing desde la parte médica para encarar este partido?
Dardano: -Bien, muy bien. Este partido lo empezamos a preparar hace un mes, sin tener idea de qué resultados se iban a dar antes de viajar. Hablamos mucho con colegas nuestros que tuvieron la experiencia de ir a la altura y lo primero que hicimos fue darles a los jugadores ácido fólico. El objetivo fue generarles mayor cantidad de glóbulos rojos para que pudieran mejorar la oxigenación.

Linares: -También hablamos con los jugadores y con el cuerpo técnico sobre el tema de la hidratación, que es fundamental para no sufrir. Se les hicieron tests a todos cada 10 días para ver cómo evolucionaban en esa faceta. Los resultados, hasta el momento, son muy positivos. 

-¿Hay un mito en torno a jugar en La Paz o es todo cierto lo que se suele escuchar?
Linares: -Hay un poco de las dos cosas. Nosotros dimos una charla con el plantel y hablamos sobre las verdades y las mentiras de ir a la altura. Vamos primero con las mentiras. No es cierto que falte el oxígeno. El oxígeno, siempre, es el 21 por ciento: acá, en Japón, en Estados Unidos o en donde sea. Otra mentira es que se va a sufrir el mal de altura. El mal de altura recién aparece a las 72 horas de estar en La Paz y nosotros no vamos a darle tiempo al cuerpo a que se adapte porque vamos a llegar un par de horas antes de jugar. 

-¿Y cuáles son las verdades?
Dardano: -Es verdad el tema del calor y de los rayos ultravioletas pero, en nuestro caso, por suerte, vamos a jugar casi de noche. Sí es real que el ambiente es más seco y que se puede sentir sequedad en la boca y en las vías aéreas. Y también es cierto que hay menos presión de oxígeno, lo que significa que el oxígeno no entra al cuerpo de la misma manera. Esto exige una respiración más pausada y una entrada en calor más tranquila que lo habitual. La consecuencia es que se genera más fatiga que en el llano y la mejor forma de combatirla es la hidratación. 

-Además del ácido fólico, ¿los jugadores van a tomar alguna otra medicación antes de salir a la cancha?
Linares: -Sí, claro. La mejora de la perfusión de sangre, es decir, de la entrada de oxígeno, se va a hacer con el sildenafil, más conocido como viagra, y con una aspirina con cafeína. El sildenafil se toma una hora y media antes del partido, en una dosis de solamente 25 miligramos. Y la aspirina, un par de horas antes de llegar a La Paz. También, aunque solo por precaución, llevamos un saturómetro de pulso, para medir la saturación de oxígeno, y alquilamos tubos de oxígeno. Es importante aclarar que no son únicamente para el plantel sino para toda la delegación.  

-¿Cuál es entonces el impacto real de jugar en la altura?
Dardano: -Impacto hay porque nadie puede negar que la altura existe. El ambiente es más seco y disminuye la presión de oxígeno. La diferencia con el llano está en la fatiga, en la cantidad de cansancio. Pero todos los especialistas coinciden en que hay un alto porcentaje del impacto que tiene que ver con la cabeza. Hay, y lo digo con total convicción, un mito muy grande construido en torno a la altura. 

-¿Se puede decir entonces que Racing llega bien al partido?
Linares: -Sí, por supuesto. Creemos que llegamos en perfectas condiciones médicas para jugar en la altura. Otros clubes hicieron lo mismo que nosotros para ir y les fue bien. Confiamos en el trabajo que venimos haciendo. 

NOTICIAS RELACIONADAS
COMUNIDAD COMENTARIOS
Enviar respuesta
Cancelar
35 Comentarios
NOTICIAS RELACIONADAS